Categorías
Salud

¿Es el juego peligroso para la salud de los adolescentes?

Cada vez se habla más de ello en entornos juveniles y es saludable. Los especialistas en tratar con chicos en edad adolescente coinciden y alertan que, así como la tecnología facilita muchísimas cosas, tener demasiado cerca durante muchas horas del día celulares, tablets y computadoras, pueden conspirar contra la calidad de vida física y mental de muchos chicos que se vuelven adictos a su uso.

En especial, más allá de que a los aparatos se les pueda dar utilidad escolar y de aprendizaje, cada vez más se utilizan libremente para entretenerse sin control. Y ahí parece estar el error.

Es cierto, los mayores no pueden lograr el mando total y la supervisión plena de lo que los hijos hacen en internet, más allá de restricciones de navegación, pero deben estar más alertas, aseguran.

Y tiene su porqué. Los números de una reciente investigación llevada a cabo en países de Sudamérica estima que cerca del 25% de los menores que ingresan a webs y apps aprovechan para jugar a juegos de azar online y obtener resultados, https://www.loteriasmundiales.com.ar/Juegos/quini-6  y un porcentaje grande de ellos lo llevan a cabo cada vez que ingresan.

El problema está en la repetición

El peligro no radica en que ingresen a plataformas de juego siendo muy jóvenes, el tema es que lo hacen con demasiada asiduidad, hasta diaria. Y allí las cifras son contundentes: esta conducta reiterativa acrecienta las chances claras de crearles problemas ligados a la adicción. Hasta cinco veces más.

Si ya se ve esta tendencia creciente en los adultos, con cifras que indican que más de 900 mil jugadores apuestan a los juegos más populares como las apuestas, Loterías Mundiales, el casino y los bingos, cada año, suena lógico pensarlo en los más jóvenes, y con todo el conocimiento tan acabado y concreto de los dispositivos que tienen.

El rango se mueve entre los 16 y los 23 años en general, según profesionales que establecieron un análisis de este trastorno en diversas ciudades grandes de países de este lado del mapa. Y es esa precoz entrada a la actividad lúdica la que potencia el peligro de crearles una dependencia incontrolable, que incluso lo trasladen al juego físico, aunque no es necesario para ya considerarlo adictivo.

De ahí, que educarlos en riesgos y sumar control extra es fundamental en esta etapa de su desarrollo. Jugar, divertirse e incluso apostar algo de dinero siendo mayores de edad no es un problema, lo es sí, cuando sus horas del día se van en ello, no hay límites por parte de la casa ni los creadores de los juegos que incluso crecen cada vez más, y los síntomas se empiezan a incrementar. Aislamiento, irritabilidad, necesidad de conseguir dinero, largos periodos frente a una pantalla, baja en los niveles de estudios, entre ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *