Categorías
Salud

Desinfección hospitalaria: la limpieza de los baños en instituciones de salud

Mantener una correcta higiene en los ámbitos de alta circulación de enfermedades, como hospitales, clínicas y centros de atención primarios, es fundamental para cuidar el bienestar de los pacientes, acompañantes y del personal de salud.

La limpieza en este tipo de establecimientos consiste en quitar la suciedad, polvo y manchas visibles, así como también en desinfectar con productos adecuados que posibiliten la eliminación o neutralización de microorganismos, virus, microbios y bacterias y que a la vez eviten su proliferación, disminuyendo la posibilidad de contagios.

Las tareas de saneamiento deben estar a cargo de personas con la capacitación suficiente, como las que componen la empresa Star Union, a fin de garantizar la correcta higiene y desinfección de cada uno de los espacios y elementos.

A pesar de que todos los rincones de las instituciones de salud requieren una limpieza exhaustiva, los baños requieren especial atención, en términos de procedimientos y frecuencia de higienización.

Procedimiento para la limpieza de baños en centros de salud

  • Sanitarios

Es fundamental que se higienicen al menos 3 veces al día. Sin embargo, en casos de suciedad generada por inconvenientes de algún usuario, esta frecuencia puede aumentar.

La limpieza se realiza de adentro hacia afuera y siempre en húmedo, usando un líquido que elimine las bacterias pero que no sea corrosivo. Se deben evitar generan surcos o rayaduras para que las bacterias no se alojen en los recovecos.

Es imprescindible que los insumos de limpieza de los sanitarios de los baños sean de uso exclusivo, para evitar la contaminación cruzada.

  • Paredes

Se deben limpiar al menos una vez al mes, a menos que hayan sufrido manchas por algún suceso en particular.

Para higienizarlas se recorren de arriba hacia abajo siempre en húmedo fregándolas con detergente bactericida. Nunca se deben limpiar en seco dado que podrían desparramarse bacterias y microoganismos por todo el ambiente.

Hay que usar un balde para la solución con detergente y otro para agua potable limpia, a fin de hacer el aclarado. Es clave que las paredes se sequen bien para evitar que la humedad forme gérmenes u hongos.

  • Suelos

Al igual que los sanitarios, se limpian dos veces al día usando un líquido desinfectante con amoníaco o lavandina para asegurarnos que se eliminarán los agentes patógenos.

También se usa un balde con este preparado y otro con agua limpia para enjuagar los pisos.

  • Duchas y bañeras

Es necesario limpiarlas dos veces al día usando un producto bactericida líquido que no corroa las superficies ni las raye.

Las mamparas deben limpiarse frotándolas con productos limpiacristales. Caso tengan cortinas, será necesario usar lejía dado que muchas veces albergan moho por permanecer húmedas por mucho tiempo.

Si se usan carros de limpieza, es fundamental que se coloquen en la entrada de los baños para bloquear el paso de los usuarios hasta que el procedimiento esté terminado.

Si tenés un centro médico y estás pensando en ampliar las instalaciones, en el enlace https://starunion.com.ar/donde-limpiamos/final-de-obra.html podés encontrar soluciones de limpieza a implementar al finalizar las obras de construcción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *