Categorías
Salud

4 consejos para reducir el estrés al remodelar tu casa

¿Podrías creer que hacer él baño, la cocina o remodelar tu casa para hacerla el hogar de tus sueños puede causar estragos en tu vida y mucho estrés? Pues, sí. Las remodelaciones no son sencillas.

Altas expectativas, presupuestos abultados, restos de materiales por todos lados, trabajadores de la construcción yendo y viniendo. Acceso limitado a las comodidades de tu hogar, en fin ¡todo está en desorden!

Si bien no puede escapar de las ansiedades vinculadas a una remodelación, definitivamente puede sentar las bases para, al menos, bajar los niveles de estrés.

Conoce 4 consejos para reducir el estrés al hacer cambios en tu casa:

1.- Sea realista:

Es poco probable que el pequeño baño de tu departamento se convierta de la noche a la mañana en un refugio estilo loft bañado por el sol (excepto en sus sueños). Trabaja con lo que tienes: hojea libros y revistas para saber que puedes hacer con el espacio y presupuesto que tienes.

Luego que conozcas el estimado del presupuesto, incluye otro 10% para gastos no planificados. Visita salas de exhibición y actualiza los precios según tus necesidades. No crees falsas expectativas con respecto a tu remodelación, seguro puedes hacer cambios increíbles que se ajusten a tus tiempos y presupuesto.

2.- Encuentra un contratista MUY bueno.

Te recomendamos que vayas con amigos o parientes y busques sugerencias. Consigue recomendaciones del diseñador, maestro de obras, hasta de quien va a limpiar todo al terminar, como por ejemplo Smart Kleaning, que es una empresa de limpieza profesional, muy recomendada que seguro te quitará un dolor de cabeza.

Una vez hayas contratado a quien se va a encargar de cada tarea, asegúrate de que esté totalmente claro lo que necesitas, prepara acuerdos por escrito y define muy bien los cronogramas de pagos y entregas. Porque hablando de “cosas que generan estrés”, una de ellas son los pagos y el tiempo de entrega, sin duda.

3.- Paciencia con los tiempos de espera

El gabinete que tanto te gustó, el que buscaste por días y al fin conseguiste a un precio maravilloso puede tardar más de un mes o dos en llegar; ¡suena cruel, lo sabemos! Quizás no sea tu caso, pero si escogiste muebles personalizados llevan tiempo en ser preparados y entregados.

La ley de Murphy dicta que el tono perfecto de granito para la encimera de su baño o cocina estará agotado cuando lo desee. O que el piso color carbón que quisiste va a llegar en verde.

Aunque puede que todo salga increíble, y que tus pedidos lleguen muy pronto y justo como lo querías, solo queremos que estés listo(a) en caso de que las cosas no vayan tan bien, y que el estrés no toque tu puerta.  

4.- No te preocupes por las cosas pequeñas

Sabemos que lo que más preocupa en una remodelación aparte de que quede todo como lo pediste, es la limpieza final. Si bien muchos contratistas se encargarán de la limpieza básica después de una renovación (eliminación de desechos, aspiración general y limpieza con trapeador), lo mejor será contratar a un equipo de limpieza que sepa lo que hace, si quieres saber cuál recomendamos puedes hacer clic en el siguiente enlace:  https://www.smartkleaning.com.ar/final-obra/ seguro te sentirás muy tranquilo(a) al ver que hay quien se ocupe de los pequeños toque finales por ti.

La verdad que no debes tener miedo, después de todo, lo mejor está en disfrutar de tus nuevos espacios con el aspecto que siempre soñaste. El secreto está en rodearse que un equipo que puede hacer realidad lo que tienes en mente.